0

¡ESCÀNDALO! EN PUNO POLICÍAS SE HABRÍAN QUEDADO CON DROGA DE MAFIA BOLIVIANA…

Narcos bolivianos. La avioneta de placa boliviana que piloteaba Jesús Suárez López, detenida en la pista de San Ignacio en Sandia, Puno, antes de cargar 200 kilos de pasta básica.

Narcos bolivianos. La avioneta de placa boliviana que piloteaba Jesús Suárez López, detenida en la pista de San Ignacio en Sandia, Puno, antes de cargar 200 kilos de pasta básica.
PODER POLÍTICO: Efectivos que intervinieron la aeronave boliviana, que aterrizó en comunidad de Sandia para recoger un cargamento de 200 kilos de pasta básica lavada, no reportaron la existencia del cargamento ilegal al fiscal puneño Hubert Obregón Sosa.

Un grupo de ronderos de la comunidad de San Ignacio, ubicada en la provincia puneña de Sandia, capturaron el pasado 26 de abril una avioneta de bandera boliviana que había aterrizado en una pista clandestina con la finalidad de recoger un cargamento de droga. Llamaron a la policía. Llegó una dotación de la comisaría del distrito de San Juan del Oro, que luego capturó a cinco pobladores que ayudaron a los narcotraficantes a aterrizar la aeronave.

Cuando el fiscal provincial de Juliaca, Hubert Obregón Sosa, interrogó al detenido Uribe Paredes Mamani, este le hizo una confesión. Le dijo que los policías se habían apropiado de los 200 kilos de pasta básica lavada que la avioneta iba a recoger. La droga estaba oculta en una vivienda próxima a la pista ilegal.

“Hemos ido a la casa de Iván con ocho policías vestidos de camuflaje y han movido la ‘merca’ (droga). Los camuflados al hombro se han llevado cada uno 25 kilos”, declaró Uribe Paredes al fiscal Hubert Obregón, que ha registrado la manifestación en un video.

En el mismo lugar de los hechos, los policías, encabezados por el comisario de San Juan del Oro, mayor PNP Jorge Chiclla Medina, negaron al fiscal Obregón haber encontrado la droga.

“Nosotros no hemos efectuado registros domiciliarios”, negó el mayor Chiclla. Pero el fiscal empezó por su cuenta a conversar con los pobladores y los ronderos, quienes les dijeron que los policías sí habían incursionado en varias viviendas, e incluso revisaron el interior de la avioneta a pesar de que la autoridad expresamente les prohibió que tocaran la máquina.

Basado en indicios del hurto de 200 kilos de pasta básica, el fiscal Hubert Obregón abrió una investigación por presunto lavado de activos contra el mayor PNP Jorge Chiclla Medina, el comandante PNP Alberto Sabogal Sotelo y el capitán Eduardo Sala Valdivia.

NO QUIEREN HABLAR

La autoridad no ha podido incluir a todos los efectivos que participaron en el operativo porque los oficiales involucrados se niegan a entregar la identificación del personal que intervino la avioneta boliviana capturada el 26 de abril.

El fiscal Hubert Obregón ha tenido que recurrir a la Región Policial de Puno para obtener dicha información, clave para que los subalternos confirmen o desestimen la versión del testigo Uribe Paredes Mamani.

Los 200 kilos de droga pertenecían a Roger Apaza Genio, más conocido por el apelativo de “Genio”, un acopiador de pasta básica de las organizaciones de narcotraficantes bolivianos.

La policía identificó al piloto boliviano que escapó: Jesús Suárez López, quien una semana antes, con la misma avioneta, logró sacar de San Ignacio 200 kilos de estupefacientes.

Para el fiscal Hubert Obregón, calificó de grave la denuncia contra los policías por la sustracción de pasta básica durante una operación antidrogas. “Lo peor de todo es que los policías implicados ni siquiera desacatan las citaciones y no dan sus descargos”, dijo.

MAYOR CHICLLA: “NO HAY NADA CONTRA NOSOTROS”

El comisario de San Juan de Loro, mayor PNP Jorge Chiclla Medina, rechazó la acusación del testigo Uribe Paredes, y también la investigación del fiscal Hubert Obregón.

“No hay nada contra nosotros. En lugar de profundizar las investigaciones, el fiscal ha liberado a todos los detenidos. Y su testigo, el que dice que nos hemos robado la droga (Uribe Paredes), está loco”, dijo Chiclla.

Un juez de Juliaca ordenó una pericia psicológica al testigo Uribe Paredes y concluyó que tenía un retardo mental leve. Basándose en el informe médico, el juez liberó a Uribe Paredes y a otros cuatro detenidos.

Pero eso  no es todo. El fiscal Obregón hizo un peritaje a la avioneta para determinar si tenía rastro de droga. Como consecuencia, retuvo la máquina por delito aduanero y no por narcotráfico, no obstante que la misma aeronave  una semana antes, según numerosos testigos, recogió 200 kilos de pasta básica de la pista clandestina de San Ignacio.

EN CIFRAS

300 mil dólares es el valor en Puno de 200 kilos de pasta.

460 mil dólares cuesta la misma cantidad en la frontera peruano-boliviana.

400 soles pagan narcos a los que ayudar a cargar la droga.

Fuente: La República.

M. Antonio Agapito Manco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Security Code: